Meiga y hace un año

Ayer tuvimos la segunda sesión del curso Biblioteca escolar, centro de recursos da información, nivel II. En esta segunda sesión, Isabel Pemán, que por cierto hizo una exposición excelente, continuó hablando del programa de gestión de bibliotecas Meiga.
De no ser porque llevamos varios años trabajando con el Meiga, de seguro que habríamos salido convencidos de instalarlo en nuestra biblioteca. A Isabel ya la conocimos el año pasado en unas horas de docencia cuando teníamos montado un grupo de trabajo, tanto su ayuda como la de Cesar Iglesias y la del equipo técnico del Proxecto Meiga fue fundamental cuando decidimos realizar “algunos” cambios, y  por ejemplo nos lanzamos a  una nueva ordenación de los libros por CDU ya que estaban por número de registro (muy cómodo para realizar préstamos pero nefasta para la dinamización y uso de los lectores).
Pero este no fue el único cambio ya que tuvimos la oportunidad de poner nuevas estanterías y  hacer desaparecer llaves, cerraduras, puertas de cristal y todo lo que impedía un acceso físico a los libros. La sensación fue hermosa, los libros pasaron de un plumazo de ser un bien privativo y encerrados por mil llaves, a convertirse en un bien común, de libre consulta y acceso, más cercanos y pertenecientes a toda la comunidad escolar.
A lo largo de este año se han ido introduciendo muchas novedades y aún queda por desarrollar muchas más, que forman parte de ese Proyecto de Biblioteca Escolar que contó con el respaldo de todo el Claustro de profesores, proyecto que sigue abierto a la participación de toda la comunidad y que algunos (bastantes) estamos empeñados de una manera absolutamente decidida que salga adelante.
Por cierto, hablando de novedades, esta semana estamos desarrollando en la Biblioteca unas sesiones de formación de lectores, por eso la encontraréis algunas horas con un bullicio muy especial debido a las actividades que realizan los alumnos que participan en ellas. Esto forma parte de lo que será nuestra Biblioteca de ahora en adelante, es decir, un centro de recursos a la vez que de actividades dinamizadoras de la lectura y la búsqueda de información (bonito, ¿verdad?. No estamos locos, sabemos lo que queremos...)