El misterio de la carretera de Sintra

Durante el verano de 1870 Eça de Queirós y Ramalho Ortigao escribieron esta novela por entregas a través del “Diario de Noticias” de Lisboa. El 24 de julio se publicaba una primera carta enviada al mismo periódico por un tal Doctor X en donde se narraban unos misteriosos hechos ocurridos en la carretera de Sintra.

Este hecho no tendría ninguna trascendencia si no fuese porque los dos se encontraban a bastantes kilómetros de distancia: Eça en Leiria y Ramalho en Lisboa; no habiendo, como no había, ferrocarril ni mucho menos teléfono para poder ponerse de acuerdo en los detalles. Ni pensaron tampoco en que la novela que posteriormente resultase de aquel proyecto nocturno podría adolecer de las imperfecciones en gran medida achacables a esa dificultad de acompasarse que se derivó de la separación veraniega.

Uno leía en el Diario lo que había escrito el otro e inmediatamente se ponía manos a la obra para continuar la historia:“ Escribíamos de un día para el siguiente, improvisando, obligados a sacar adelante como fuera aquello que habíamos iniciado”

Fue tal la expectación del público y su curiosidad por el caso que el periódico, al insertar en la sección correspondiente la tercera entrega, se vio obligado a puntualizar:” Se nos han dirigido verbalmente y por escrito innumerables preguntas acerca del insólito misterio que esta relación encierra. Desgraciadamente, ninguna aclaración podemos añadir a la mera transcripción de las cartas que vamos recibiendo, pues no sabemos nada más que lo que ellas mismas dicen”.

La narración se fue ramificando y engrosando con la adición de cartas enviadas por nuevos personajes implicados, cuyas declaraciones no hacían más que desorientar acerca de la posible verosimilitud y alcance del caso. Sin embargo, mucha gente tardó en darse cuenta- y algunos no se la llegaron a dar- de que se trataba de una novela, hasta tal punto de que, junto a las cartas que se iban publicando y que componen la trama de la narración, se recibieron también otras de personas de carne y hueso obsesionadas por la lectura.

Aquel tinglado narrativo que por espacio de dos meses mantuvo en jaque a cuantos portugueses leían el periódico vino a concluirse el 27 de septiembre de 1870 por quienes gustosamente salían del anonimato y declaraban ser los artífices de aquella broma, así como por fin sus nombres: Jose MªEça de Queirós(que llegó a ser el novelista más importante en lengua portuguesa) y José Duarte Ramalho Ortigao.

Eça de Queirós en nuestra biblioteca:

 

Comentarios
Serafín dice:

28-10-2005 13:22:51

E agora que Marga nos deixou intrigados polo misterio, aquí vai lectura para os próximos festivos:
PREFÁCIO
Há catorze anos, numa noite de Verão, no Passeio Público, em frente de duas chávenas de café, penetrados pela tristeza da grande cidade que em torno de nós cabeceava de sono ao som de um soluçante pot-pourri dos Dois Foscaris, deliberámos reagir sobre nós mesmos e acordar tudo aquilo a berros, num romance tremendo, buzinado à Baixa das alturas do Diário de Notícias.
Para esse fim, sem plano, sem método, sem escola, sem documentos, sem estilo, recolhidos à simples «torre de cristal da Imaginação», desfechámos a improvisar este livro, um em Leiria, outro em Lisboa, cada um de nós com uma resma de papel, a sua alegria e a sua audácia.
Segue lendo O Mistério da estrada de Sintra en
http://figaro.fis.uc.pt/queiros/obras/Misterio/misterio_20010404.rtf