Las mujeres que leen son peligrosas

Stefan Bollmann hace un recorrido por las imágenes de mujeres lectoras desde el siglo XIII hasta el siglo XX, el libro comienza con La Anunciación de Simone Martín y termina con la famosa fotografía de Eve Arnold Marilyn leyendo "Ulises".




¿Son peligrosas las mujeres que leen? Uno de los argumentos a favor de esta tesis es la frecuencia con que los hombres, a lo largo de siglos, la han suscrito y han actuado en consecuencia. (Cabe pensar, entre paréntesis, que si para ellos es peligroso, para nosotras ha de ser en algún modo positivo). Los hombres no se equivocan al respecto, y van a coaccionar y vigilar a las mujeres para que lean lo menos posible y para que sólo lean lo que ellos eligen para ellas.
Durante siglos se dificultó, pues, el acceso de la mujer a la lectura y se le prohibieron determinados libros. En 1523, el humanista español Juan Luis Vives aconsejaba a los padres y maridos que no permitieran a sus hijas y esposas leer libremente. "Las mujeres no deben seguir su propio juicio", escribe, "dado que tienen tan poco." Y habrá que llegar a la Inglaterra victoriana para que sean las madres las que elijan las lecturas de sus hijas. Durante siglos han sido muchos los hombres a los cuales las mujeres que leen les han parecido sospechosas, tal vez porque la lectura podía minar en ellas una de las cualidades que, abiertamente o en secreto, a veces sin ni confesárselo a sí mismos, más valoran: la sumisión. Todavía cuando yo era niña - en la España de los años 40-, no mi madre, que era una gran lectora, pero sí alguna de sus amigas, me advertían, escandalizadas al verme a todas horas con un libro en las manos, que debía reprimir esta afición, nefasta en una mujer, ya que el exceso de lecturas, como el exceso de saber, me llevaría a tener de mayor problemas con los hombres. Y no me atrevería a jurar que no llevaran parte de razón. Pero creo que la situación ha variado en estos últimos cincuenta años, en que la lectura se ha generalizado y ha perdido poder, y entendí perfectamente que al preguntarle a un amigo, con motivo de este libro, si creía él que las mujeres que leían eran peligrosas, me respondiera; "A mí me dan más miedo las que no leen". Esther Tusquets

4 comentarios:

Pilar Ciutad dijo...

No dejo de visitar vuestro blog donde siempre encuentro entradas interesantes. En esta ocasión, me llevo vuestra recomendación al nuestro donde siempre os tenemos enlazados. Feliz año

Antonio dijo...

Gracias Pilar, en justa correspondencia incorporo vuestro blog a nuestros enlaces de la blogosfera.

Catuxa dijo...

Me tocó catalogar este libro y alucine por la tematica y las ilustraciones...

Me lo lleve en prestamo y ahora que ha tocado devolverlo (y en la biblio siempre esta prestado), llevo mas de 3 semanas en lista de espera en la libreria...

Es una joya

Antonio dijo...

Hay ciertos libros que son una gozada catalogarlos...shhhhh...no se lo digas a nadie, es un placer al alcance de muy pocos.