Descubrir la poesía

Dice Octavio Paz que cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: Ya lo llevaba dentro.
Hoy me regalaron el segundo libro de poesía en menos de una semana. Leer poesía no era mi costumbre, pero terminará convirtiéndose en todo un descubrimiento.
En uno de estos libros encontré este poema de mi paisana María Victoria Atencia:

Mar

Bajo mi cama estáis, conchas, algas, arenas:
comienza vuestro frío donde acaban mis sábanas.
Rozaría una jábega con descolgar los brazos
y su red tendería del palo de mesana
de este lecho flotante entre ataúd y tina.
Cuando cierro los ojos se me cubren de escamas.

Cuando cierro los ojos, el viento del Estrecho
pone olor de Guinea en la ropa mojada,
pone sal en un cesto de flores y racimos
de uvas verdes y negras encima de mi almohada,
pone henchido el insomnio, y en un larguero entonces
me siento con mi sueño a ver pasar el agua.

--------
Y tengo mucho que descubrir aquí o aquí.

3 comentarios:

Pilar Ciutad dijo...

¡Delicioso!

La poesía tiene tanto de inútil (parafraseando a Paul Auster) como de necesario, mejor dicho, de imprescindible para que la vida sea plenamente vivida. Alimento del espíritu.

"A nosa biblioteca" es un blog fantástico que alimenta al nuestro que está empezando de forma modesta. Lo hacemos desde un colegio de Zaragoza y el único inconveniente es que nos perdemos un poco por estos lares cuando publicais en gallego. Pero hacemos el esfuerzo. Saludos.

Antonio dijo...

Un placer recibiros por aquí, y por supuesto visitar vuestro blog

J. Manuel Outeiro dijo...

Levando em conta a proximidade da língua galego-portuguesa e a espanhola, é umha mostra de pobreza cultural que os castelhanófonos do Estado espanhol se perdam ao ler galego, mesmo escrito em ortografia espanhola como aqui. É umha mostra de como eles também estám prejudicados co sistema espanholista imperante, pois lhes furta um contacto mais fluido com línguas que poderiam perceber sem grande dificuldade, como a nossa e a catalã, e enriquecer-lhes culturalmente.