Hasta otra, amigo !!


Ayer no nos quisimos despedir de Serafín, a la buena gente nunca hay que decirle adiós.
En la foto podéis ver a las personas que convirtieron un depósito de libros encerrados bajo llaves, impersonal, gris, frío e inoperante, en un sitio donde amar los libros.
Ellos son: Carlos, Manuel, Serafín, Marga y Joaquina ( yo afortunadamente estaba detrás del móvil).

2 comentarios:

Serafín dijo...

Por aquí seguiremos, como acabo de comprobar, xa pola versión 3.0 da bitácora. Deséxovos ilusión e paciencia para realizar todo o proxecto que tendes por diante.
Só propoño un novo obxectivo: fotografar ao fotógrafo.

Antonio dijo...

je, e máis fácil para un camelo pasar polo ollo dunha agulla.