El principito

Cuando yo tenía seis años vi una vez una lámina magnífica en un libro sobre el Bosque Virgen que se llamaba "Historias vividas". Representaba una serpiente boa que se tragaba una fiera. He aquí la copia del dibujo.




El libro decía:" Las serpientes boas tragan sus presas enteras, sin masticarlas. Luego no pueden moverse y duermen durante los seis meses de digestión".
Reflexioné mucho entonces sobre las aventuras de la selva y, a mi vez, logré trazar con un lápiz de color mi primer dibujo. Mi dibujo número 1. Era así:

Mostré mi obra maestra a las personas grandes y les pregunté si mi dibujo les asustaba.
Me contestaron: "¿ Por qué habrá de asustar un sombrero?"
Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digería un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas grandes pudiesen comprender. Siempre necesitan explicaciones. Mi dibujo número 2 era así:

Las personas grandes me aconsejaron que dejara a un lado los dibujos de serpientes boas abiertas o cerradas y que me interesara un poco más por la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. Así fue como, a la edad de seis años, abandoné una magnífica carrera de pintor. Estaba desalentado por el fracaso de mi dibujo número 1 y de mi dibujo número 2. Las personas grandes nunca comprenden nada por sí solas, y es agotador para los niños tener que darles siempre y siempre explicaciones.

Debí, pues, elegir otro oficio y aprendí a pilotar aviones. Volé un poco por todo el mundo. Es cierto que la geografía me sirvió de mucho. Al primer golpe de vista estaba en condiciones de distinguir China de Arizona. Es muy útil si uno llega a extraviarse durante la noche.

Tuve así, durante el transcurso de mi vida, muchísimas relaciones con muchísima gente seria. Viví mucho con personas grandes. Las he visto muy de cerca. No he mejorado excesivamente mi opinión.

Cuando encontré alguna que me pareció un poco lúcida, hice la experiencia de mi dibujo número 1, que siempre he conservado. Quería saber si era verdaderamente comprensiva. Pero siempre me respondía:" Es un sombrero". Entonces no le hablaba ni de serpientes boas, ni de bosques vírgenes, ni de estrellas. Me ponía a su altura. Le hablaba de bridge, de golf, de política y de corbatas. Y la persona grande se quedaba muy satisfecha de haber conocido a un hombre tan razonable.


Autor: Antoine de Saint-Exupéry
En la biblioteca: 821-4/SAI/pri
Nº Rx: 1262 / 3111 / 3483 /5654

4 comentarios:

Concha dijo...

Existe unha magnífica tradución do Principiño ao galego... É unha mágoa que este traballo tan fantástico que facedes desde a biblioteca -ferramenta que axuda entre outras cousas a compensar as desigualdades sociais no acceso á cultura- non contribúa con ese mesmo espírito a reforzar socialmente o noso idioma, que ten no voso blog unha presenza anécótica e litúrxica.

Antonio dijo...

Iso poderíase solucionar en parte se aceptas a invitación de colaborar connosco, o blog é un espazo de liberdade, aberto e participativo. Se che animas, no panel lateral tes o noso correo. Pénsao !!

Paco dijo...

Me alegro volver a encontrarme con este blog. Lo visitaba a veces cuando estaba en ACELBLOG. Allí tuvo también su primer sitio mi espacio POÉTICAS.
El comienzo de "El Principito" sigue pareciéndome una maravilla.

Antonio dijo...

Es una alegría recuperar antiguos visitantes, la verdad es que fue una faena la desaparición de acelblog. Tu nuevo blog es magnífico y habrá que seguirlo de cerca.
Un abrazo !!