¡Eureka!


Arquímedes nació y vivió en Siracusa donde el rey Hierón temiendo ser objeto de una estafa, le encargó que determinara si una corona recién acabada era de oro puro o no.
Estando en la bañera, Arquímedes determinó el peso específico de dicha corona gracias al empuje que ésta experimentaba en el seno del agua, resolviendo así el problema. Cuenta la historia que impulsado por la alegría salió corriendo desnudo por las calles de Siracusa gritando: ¡Eureka! ¡Eureka! ( ¡Lo encontré! ¡Lo encontré!).

Principio de Arquímedes: “Todo cuerpo sumergido en un líquido experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso del líquido que desaloja”

Para saber más sobre Arquímedes: